Exposición: John Martin: La oscuridad visible - Museo de Bellas Artes de Bilbao

Finalizada

17-07-2006 • 01-10-2006

John Martin: La oscuridad visible

Coleccción Campbell

Sala 33

El programa EL PAPEL DEL ARTE da estabilidad, desde 2005 y gracias al patrocinio de la FUNDACIÓN BANCAJA, a una de las líneas expositivas del Museo, que persigue poner en valor las obras sobre papel, que no pueden exponerse de forma permanente ya que ese soporte es especialmente sensible a la luz y a las variaciones ambientales de humedad y temperatura. Con este propósito, se exhiben periódicamente obras de la colección del Museo o de otras instituciones.

En esta ocasión, se presenta la primera monográfica dedicada en nuestro país al pintor y grabador inglés John Martin(Haydon Bridge, Northumberland, 1789–Douglas, Isla de Man, 1854), que ha sido organizada por la Calcografía Nacional, con la colaboración del Centro Cultural Conde Duque del Ayuntamiento de Madrid y del Museo de Bellas Artes de Bilbao. La muestra revisa la evolución creativa del artista a partir de una selección de sesenta y seis estampas y acuarelas pertenecientes al coleccionista, y experto en la obra de John Martin, Michael J. Campbell.

John Martin es uno de los artistas más destacados del romanticismo y uno de los máximos exponentes de la estética de lo sublime, que busca despertar la emoción del espectador a través de la representación de lo sobrenatural y del poder desenfrenado de la naturaleza. Consiguió plasmar este concepto en su pintura y, de forma especial, en sus grabados a través del dominio de la "manera negra",o mezotinta, técnica del grabado en la que a partir de un negro total los blancos de las formas y objetos son destacados por toques de luz precisos. De este modo la estampa resultante presenta un aspecto general de oscuridad, con negros intensos, delicadas transiciones de claroscuro y suaves efectos tonales.

La obra de John Martin alcanzó gran reconocimiento y difusión a través de sus grabados con arquitecturas y paisajes y, sobre todo, de sus series sobre episodios de la Biblia y del Paraíso perdido del poeta inglés John Milton (1608-74), de gran complejidad compositiva y extraordinaria técnica. Sus escenografías tienen muchos puntos en común con los grabados de ruinas clásicas e invenciones arquitectónicas de Piranesi y con los proyectos de los arquitectos visionarios Boullé, Ledoux o Lequeu. Como ellos, John Martin fue también un visionario preocupado por cuestiones urbanísticas.

En la década de 1830 estuvo a punto de arruinarse por intentar llevar a la práctica sus ambiciosos planes para embellecer los parques, mejorar los sistemas de transporte, abastecimiento de agua y alcantarillado de Londres. Sólo muchos años después de su muerte, algunas de sus ideas fueron llevadas a cabo.

La primera parte de la exposición La oscuridad visible. John Martin, 1789-1854 reúne, junto a un retrato del autor, acuarelas y estampas iniciales. Tras un conjunto de acuarelas inspiradas en aguafuertes italianos del siglo XVIII de vistas y ruinas clásicas, Tipos de árboles fue la primera serie gráfica de John Martin y su primer libro ilustrado. En la segunda serie, Vistas de Sezincot House, centró su atención en estudios arquitectónicos de la suntuosa mansión de ese nombre y en las visiones paisajísticas de su entorno. Poco después, surgió el conocimiento, determinante para su obra, del procedimiento técnico de la "manera negra" que, aplicado a temas procedentes de las Metamorfosis de Ovidio –como El cenador de Pafo–y de la Biblia, definió su personalidad artística.

Las estampas que John Martin realizó para ilustrar el poema El paraíso perdido de John Milton le proporcionaron gran éxito por parte del público y de la crítica, y consolidaron, así, su carrera como grabador. Al situar historias épicas en escenarios grandiosos, determinó el significado de lo sublime en el arte romántico, y, por otra parte, consolidó su estilo, pronto seguido por otros artistas e imitadores. Pero la culminación de su original inventiva y de su imaginación arquitectónica, y uno de los mejores ejemplos de lo sublime en el arte romántico, fue El festín de Baltasar. Para la realización de la obra, primero como pintura y más tarde como una serie de grabados, Martin se documentó exhaustivamente consultando textos bíblicos y matemáticos, de donde extrajo perspectivas y detalles escenográficos representados con gran precisión.

A finales de la década de los años veinte y comienzos de los treinta, creó algunas de sus obras más célebres, que se consideran obras maestras de la historia del grabado. Entre ellas, destacan El diluvio –que Martin consideró su obra favorita–, La caída de Nínive y Satán presidiendo el Consejo del Infierno. En ellas, la grandiosidad del escenario y el dramático juego de luces y sombras se consiguen a través de un dominio extraordinario de la "manera negra".

En 1830 John Martin acometió la ilustración de la Biblia. Logró realizar varias estampas, pero el elevado precio de la edición determinó que tuviera que abandonar este ambicioso proyecto. Quizá por ello, durante el periodo final de su trayectoria grabó numerosos temas bíblicos, como La Crucifixión, Sadak en busca de las aguas del olvido o El Juicio Final.

Toda la obra de John Martin muestra una visión poética y un contenido imaginativo, que hacen de él uno de los más singulares representantes de la estética de lo sublime en el romanticismo.

 

John Martin (Haydon Bridge, 1789 - Douglas, Isla de Man, 1854)
La caída de Babilonia, 1819
Manera negra y aguafuerte, 59 x 81 cm